Blogging tips

viernes, 3 de junio de 2016

Albóndigas Italianas Rellenas (Slow Cooker)

¡Buenos días, tardes, noches! Hoy os traigo un post un poquito diferente. Bueno, diferente, diferente, tampoco, porque al fin y al cabo es una receta más. Unas albóndigas italianas rellenas de queso que con cero trabajo salen impresionantes. ¡Ya tengo una legión en la familia convertida a la religión de esta delicia! La diferencia de éstas albóndigas es cómo y dónde se cocinan. ¿Os quedáis a descubrirlo?



Quiero compartir con vosotros mi experiencia con las llamadas "slow cookers" u ollas de cocción lenta. Para mi han sido todo un descubrimiento y les estoy sacando mucho partido.

¿Qué son exactamente?
Son un pequeño electrodoméstico que intenta emular esa cocción lenta de antaño, aquella en la que las señoras llevaban la olla con el guiso al horno del pueblo y se cocinaba durante toda la noche al calor residual. Originarias de EEUU, allí son un básico en la cocina de cualquiera. Aquí en Europa están empezando ahora a conocerse. Imaginaros que las llevan usando desde los años 50!!

AndrewJames de 3,5 litros - 29€

¿Cómo funcionan? 
Consisten en una cazuela de barro esmaltado insertada en una estructura de aluminio que lleva una resistencia por dentro. El mecanismo es sencillísimo y consumen muy, muy poquito. Hay estudios demostrando que a pesar de estar encendidas 8h y más, consumen menos que cocinando lo que sea en el horno o la vitro en el tiempo que normalmente utilizarías para hacerlo.
Tienen dos velocidades, 'alta' y 'baja', y una 'automática' que básicamente es que empieza la cocción en 'alta' y a la hora se baja ella solita a 'baja'. Es ideal para congelados.
Existen en el mercado slowcookers con programadores integrados, para calcular todavía más cuando se pone en marcha y cuando se para. Son bastante más caras y sinceramente opino que se consigue el mismo efecto, o incluso mejor, utilizando un temporizador de enchufe que por 5€ lo encuentras en cualquier ferretería.

¿Para qué son ideales?
Las legumbres, sin lugar a dudas, son su plato estrella. Consigues unas alubias, garbanzos o lentejas de muerte lenta. Mantequilla pura en el interior, pero aún enteras en boca. Mi padre es feliz desde que la tengo... ¡por las fabadas que se mete entre pecho y espalda!
Caldos, pucheros y otros guisos tradicionales de fuego lento.
Para asados estilo Pulled Pork o Cochinita Pibil, que ganan enteros a bajas temperaturas y horas de horneado.
Carnes y cortes de baja calidad que no te comerías, los borda, al cocinarlos a baja temperatura se consigue la gelatinización de las fibras haciendo que se deshagan literalmente en tu boca.

¿Ventajas?
Para mi la más importante es la organización que te permite en las comidas. Para gente trabajadora es ideal, la puedes dejar toda la noche y levantarte con la comida hecha lista para meter al tupper. O ponerla por la mañana al irte y volver para encontrarte un guiso de toda la vida listo para servir en la mesa.
El ahorro energético. Se pueden hacer hasta bizcochos, con lo que al no encender el horno, eso que te ahorras y encima, en verano, no conviertes tu cocina en la antesala del infierno.

¿Tipos, tamaños, marcas?
La marca original es la llamada CrockPot, por ello, como en todo, la más cara porque en parte pagas el nombre. Pero encontraréis marcas igual de funcionales mucho más baratas, como la AndrewJames o RussellHobbs por poner un ejemplo. Tened en cuenta que el mecanismo es más simple que el de un chupete, no se necesitan ingenieros de la NASA para que eso funcione!.
Tamaños, desde la más pequeñita de 1.5l hasta la enorme de 8l, con muchos tamaños intermedios. Dependiendo de para qué las queráis, cuantos seáis en casa, pues uno u otro. Yo tengo tres, la mini de 1.5l, una intermedia de 3.5l y la gigante de 8l (dónde hago los caldos, aso pollos enteros, piezas grandes de carne o kilos de fabada para mi padre)

Mini MGI de 1,5 litros - 10€

Así que puestos en antecedentes y cortando ya el rollo, vamos a por la receta, que si sois seguidores de la página de Facebook "Tasty" os sonará seguro, pues es uno de sus vídeos más vistos.


Ingredientes (para llenar la slow cooker de 1.5l):

- 500g de carne picada (mezcla de magro y ternera)
- 1/2 taza de pan rallado (o panko)
- 1/8 taza de parmesano rallado.
- 1/4 taza de leche.
- 1 huevo.
- 1/2 tsp de ajo molido.
- 1/2 tsp de pimienta.
- 1/4 tsp de cayena (para niños rebajar a 1/8 o eliminar del todo)
- 1/4 tsp de hinojo machacado
- 1/2 tsp de pimentón
- 2 tsp de hierbas italianas (mezcla de orégano, albahaca, perejil seco, copos de pimiento y tomate)
- 1 cucharada de vino tinto (o vinagre de vino tinto si no queréis abrir una botella)
- 1/4 taza de perejil fresco picado.
- Sal al gusto
- Mozarella, havartti u otro queso fundente para el relleno.
- Salsa de tomate casera en cantidad suficiente para cubrir las albóndigas

NOTAS:
1) Las abreviaturas son las típicas americanas. "Tbs" para tablespoon o cucharada sopera y "tsp" para teaspoon o cucharadita de postre. Las tazas o cups son de 225ml. Recomiendo que hoy en día con esto de la globalización y que las recetas ya son internacionales os hagáis con un set de medidores de spoons y cups que os vendrán genial para mil recetas de repostería y otras tantas saladas. En los chinos los encontraréis baratos. Y hoy en día yo creo que ya deberían de ser básicos en vuestro cajón de los cubiertos si cocináis habitualmente.


2) La receta original habla de salchicha italiana como carne de base, como yo no la encuentro la he substituido por los ingredientes de esa salchicha, el condimento italiano, el hinojo, la mezcla de magro y ternera y el vino tinto.

Preparación:

Empezaremos preparando el queso del relleno. Cortar cubos de 1.5cm de lado, unos 13 o 14 serán suficientes. Reservar.


Medir el hinojo y machacarlo ligeramente en el mortero para que libere los aromas.


Poner todos los ingredientes en un bol, y mezclar con las manos hasta conseguir una pasta homogénea.


Dejar reposar en la nevera media horita al menos, para que asiente y se unifiquen los sabores.


Porcionar la masa en bolas de unos 55g más o menos.


Ponerles un cubo de queso dentro


y formarlas bien redonditas.


Ir colocándolas por capas en la slow cooker, primero tomate, luego albóndigas,


después más tomate, así hasta acabar con las albóndigas, siempre terminando con tomate.


Tapar y cocinar mínimo dos horas y media en alta.
Cero fritanga, casi nada de trabajo y un resultado espectácularmente delicioso. No os las podéis perder. Son adictivas y, si las acompañas de unas buenas patatas fritas caseras, ya están para hacerles un monumento!

Os animo a que las probéis, podéis hacerlas también en método tradicional, simplemente las ponéis en una cazuela de toda la vida y las cocináis a fuego lento hasta que la carne se haya cocinado, alrededor de una horita.

¿Os las váis a perder? Cuando les das el bocado y ves ese interior cremoso con el queso derretido...


martes, 10 de mayo de 2016

Hierbas Italianas

Ando muy, muy liada últimamente. Con el nuevo trabajo me cuesta encontrar tiempo para escribir nuevas entradas, fotografiarlo todo y editar. Pero aprovechando que me tocó reponer existencias de varias mezclas de hierbas que son habituales en mi cocina no quise dejar pasar la oportunidad de compartir con vosotros esta mezcla de hierbas italianas. Es una de mis preferidas junto con las Hierbas Griegas, de las que ya os compartí la receta.
Unas hierbas parecidas a éstas las conseguía de estraperlo de la tienda Spice July cuando iba a Madrid, pero era complicado hacerse con ellas visto que no viajo para allá tan a menudo como me gustaría. Tampoco pude conseguir su lista de ingredientes así que, al final, tras mucho investigar y varias pruebas "ensayo-error" os traigo mi mezcla y espero que os guste tanto como a mí.
Es muy aromática, con todos los ingredientes clásicos que rememoran a Italia y la Toscana. Por ello es muy recomendable para salsas de tomate especialmente, o cualquier salsa para pasta. Yo a veces le añado una cucharadita a la salsa de quesos que utilizo para los Gnocchi y os aseguro que le da un puntazo! Esta mezcla es también fantástica para espolvorearla por encima de las pizzas al salir del horno, substituyendo al típico orégano. Para alegrar ensaladas o pechugas a la plancha es ideal, también para aromatizar carnes picadas, como hamburguesas o albóndigas. Chicos, ya os digo, básicas en mi cocina!




Ingredientes (para llenar dos frasquitos comerciales de especias):

- 2 cucharadas de perejil seco
- 1 cucharada de cebollino
- 3 cucharadas de albahaca
- 2 y 1/2 cucharadas de orégano
- 1 cucharada de ajo molido
- 1 cucharadita de tomillo
- 1 cucharadita de cebolla en copos
- 1 cucharadita de romero
- 1/2 cucharadita de copos de ají (o guindilla)
- 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
- 1 cucharada de copos de pimiento dulce
- 1 cucharada de polvo de tomate deshidratado




NOTAS: 
1) Para los copos de pimiento dulce yo utilizo ñora picada. La venden en el mercado, en cualquier puesto de especias y es fantástica.
2) El polvo de tomate deshidratado lo preparo yo. Pongo en un horno suave tomates secos (que nunca están secos del todo) y los dejo secar hasta que se pueden picar perfectamente en el molinillo de café.
3) Para las cucharas y cucharaditas yo utilizo los medidores americanos de tablespoons y teaspoons. Si a estas alturas aún no os habéis hecho con unos, ya estáis tardando, en los chinos los podéis encontrar muy baratos. Mi set, con los medidores de cups incluidos, 3€.



Preparación:
Medir cuidadosamente todos los ingredientes y ponerlos en un plato hondo. Mezclar muy bien con las manos hasta obtener una mezcla homogénea. Guardarlo en un frasco hermético y tendréis hierbas italianas aromáticas durante mucho tiempo. Aunque seguramente en menos tiempo de lo que os imagináis estáis preparando otra tanda!

miércoles, 23 de marzo de 2016

Cheesecake de Limón (en versión mini y sin horno)

Buenos días! Hacía mucho tiempo que no publicaba nada dulce, así que hoy me he animado. En Valencia acaban de pasar las Fallas y entre tanto chocolate con churros pues de vez en cuando apetece algo dulce y más fresquito. Además, ahora que viene Semana Santa, entre tanta torrija se agradece algo diferente! Este postre es fantástico porque se preparar en un momento y no necesita demasiado tiempo de antelación para que enfríe. Con cuatro ingredientes básicos de una cocina medianamente bien provista te marcas estas mini tartitas y quedas genial con los invitados. Eso sí, ¡os tiene que gustar el limón!
Vamos a ello...



Ingredientes (para 6 raciones):

- 200g de queso crema (tipo Philadelphia)
- 300g de nata para montar (35% MG)
- 95g de azúcar glass
- 3 cucharadas de preparado de gelatina de limón
- 2 cucharadas de zumo de limón
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- Ralladura de 1/2 limón (opcional, sólo si os gusta mucho el limón)
- 1 paquete de galletas con relleno de limón

Preparación:

En la picadora de la batidora poner 8-10 galletas enteras y triturarlas hasta hacerlas migas.


Repartir estas migas de galleta en los seis recipientes. Compactarlas bien en el fondo. Reservar.


Montar la nata con 50g de azucar glass hasta que esté bien firme y reservar en la nevera. En un bol poner el queso y batir hasta que no tenga grumos y esté cremoso. añadir el resto del azúcar, la vainilla, el preparado de gelatina de limón, el zumo y la ralladura (si se utilizase). Mezclar todo muy bien.
Añadir ahora la nata montada y mezclar, con movimientos envolventes , hasta conseguir una crema esponjosa y homogénea..


Poner en una manga pastelera


y repartir en los seis recipientes.


Acabar con un poco más de galleta molida.


Meter en la nevera mínimo dos o tres horas para que se enfríe bien y la gelatina se hidrate del todo. Disfrutar este postre en una cena con amigos y triunfaréis, seguro!




miércoles, 9 de marzo de 2016

Albóndigas Suecas (como las del IKEA)

Gastronomía del mundo voy a llamar a este blog! Hoy nos vamos hasta latitudes nórdicas para preparar las famosas albóndigas suecas. Sí, esas que vende el IKEA y que a todo el mundo le fascinan. Yo no os lo puedo decir porque debo ser uno de los pocos seres humanos en la faz de esta tierra que NO las ha probado! Pero lo que sí os digo es que esta receta es de pecado mortal y creo yo que superará con creces las industriales de la tienda! Y para variar de las típicas albóndigas con tomate, o verdura tipical spanish pues se agradece. Mirad y recrearos... con esa salsita espesa y untuosa... el puntito que les da la mermelada de arándanos es espectacular... ¿Os quedáis a descubrir la receta?




Ingredientes (para 4 o 5 personas):

(para las albóndigas)
- 1 cebolla picada
- 1 manzana picada (opcional pero 100% recomendable)
- 500g de carne picada (mezcla de magro y ternera)
- 3 cucharadas de panko (o en su defecto pan rallado)
- 2 yemas de huevo (tamaño L)
- 1/2 de cucharadita de pimienta de Jamaica molida
- 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
- Sal y pimienta al gusto
-Aceite de Oliva Virgen

(para la salsa)
- 55g de mantequilla sin sal
- 42g de harina
- 1 litro de caldo de ternera (o en su defecto agua y una pastilla de caldo concentrado)
- 175ml de crème fraîche (nata fresca del Mercadona)
- 1 cucharada de mermelada de arándanos
- Sal y pimienta al gusto
- Perejil fresco picado

NOTA: La Pimienta de Jamaica es esencial para el éxito de la receta, es lo que le da a estas albóndigas su sabor tan particular. Yo la compro en el mercado, en el puesto de hierbas y especias, pero también la venden en los supermercados chinos y en el Lidl! O sea que no tenéis excusa, ir corriendo a comprarla!

Preparación:

Poner un poco de aceite en una sartén y pochar la cebolla hasta que empiece a dorar. Añadir la manzana y pochar todo junto unos minutos hasta que la manzana comience a ablandar.
Poner en un bol todos los ingredientes de las albóndigas y añadir la cebolla y la manzana.


Mezclar y formar las albóndigas, más bien pequeñitas, de unos 2,5cm de diámetro.
Añadir un poco más de aceite en la sartén y dorar las albóndigas. Este paso es fundamental, dorarlas bien por todos los lados. Sacar a una bandeja y reservar.


En la misma sartén o cazuela añadir la mantequilla de la salsa y cuando esté caliente, añadir la harina. Cocinar el roux un par de minutos hasta que la harina comience a dorar. Apartar del fuego y añadir el caldo, templado, de golpe. Volver al fuego y cocinar, sin dejar de remover, hasta que comience a espesar. Cocinar 5 minutos más y añadir la nata fresca, la cucharada de mermelada de arándanos y salpimentar al gusto.
Añadir las albóndigas y cocinar todo junto unos 10 o 15 minutos.


Añadir el perejil picado y listo para servir! Acompañadas de puré de patatas casero y un poco de mermelada de arándanos (o frambuesa) son de auténtico vicio.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...